#CómoSalimosDeEsta

CÓMO DESCUBRÍ QUE ALAN ERA COIMERO

Publicado: 2017-02-01

Ya sé que algunos van a decir que estoy descubriendo la pólvora. Les ruego paciencia. Me estoy refiriendo a los tiempos en que el lobo no tenía colmillos sino dientes de leche. Pasaba piola. Sin embargo, había indicios suficientes para sospechar que andaba en turbios negocios de esos que se hacen cuando se toman las riendas del Estado. Los dólares MUC por ejemplo de lo que nuestros jóvenes y muchos viejos no saben de qué se trataba ni los negociados que se podían hacer con ellos. Lo cierto es que ya había reventado el chupo del tren eléctrico y se hablaba de que Don Alan Damián tenía cuentas en diversos Bancos nacionales o extranjeros. Se nombraron Comisiones Investigadoras, pero siempre las respuestas eran negativas. 

Los hechos se desarrollan alrededor de 1990. Yo hacía años que, con otros compañeros, habíamos dejado el APRA “Claudicante” y mandado a un lugar inhóspito a Míster Haya. Pero a diferencia de los que dejaron la Revolución Cubana no nos fuimos a Miami ni a los brazos del Tío Sam. Seguimos en la pelea desde la izquierda. Lo curioso - en mi caso – es que mi afición por el periodismo me llevaba a publicar regularmente artículos de la actualidad política. Debido a mi posición principista, que consideraba que en política debía haber reglas y también armas vedadas, me pareció que las acusaciones a Alan no eran correctas y, por lo tanto, terminaban beneficiándolo. Hasta se llegó a meter en la danza a doña Pilar Nores lo que me pareció una bajeza y en cuyo caso escribí un artículo de censura que mereció algunos elogios de viejos compañeros.

Así las cosas, un día me llama por teléfono el Ing. CARLOS MAPICA SILVA SANTISTEBAN, senador cajamarquino, ex aprista como todos nosotros, quien dirigió también el Apra Rebelde. Me dijo que estaba en Trujillo haciendo unas pesquisas en torno a las andanzas nada santas de Alan García. Como era de confianza, le dije: “Ven a mi casa para almorzar y conversamos sobre lo que tengas que hacer”. - “Allí estaré”, me contestó. Teniendo en cuenta la función que pretendo para las notas que escribo, debo recordar a quienes desconozcan o hayan olvidado, Carlos Malpica ha sido uno de los más serios y prestigiosos parlamentarios que hemos tenido. Alguien dijo que Carlos, “Habría sido un parlamentario de lujo en cualquier Parlamento del mundo”. Siendo de izquierda fue respetado por tirios y troyanos. Escribió un libro famoso de investigación: “LOS DUEÑOS DEL PERÚ”, paciente trabajo en el que demostraba como en manos de pocas familias se concentraba la propiedad agraria, minera y financiera en el Perú. Ha tenido muchas ediciones y se considera que es la obra que más acogida ha tenido después de los “7 ENSAYOS” de Mariátegui. Huelga decir que era de una moral intachable. Fue símbolo de la LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN en ese momento. Sobre el negociado de los Mirage que hizo Alan, escribió un libro: “PÁJAROS DE ALTO VUELO”. Hombre consecuente y de carácter – de armas tomar – estuvimos con él en Cuba y también en La Colonia Penal “EL SEPA” en la redada de 1963. Fue víctima también de la “Operación Cóndor” que el “felón” Morales Bermúdez aún no paga. Carlos murió prematuramente. Sino fatal que persigue al Perú con sus preclaros políticos. Nos quedamos con los relaves.

Pues bien. Ya en casa, me cuenta que sabe que Alan tiene unos negocios personales en Tarapoto con Alfredo Zanatti en importaciones de cebús y ganado. Que de conformidad con su función fiscalizadora había pedido informaciones a la Oficina del Ministerio de Agricultura en Trujillo. La cita era para la tarde y me pidió que lo acompañara. Encantado, le dije. La mencionada oficina quedaba, entonces, por la Calle Torre Tagle cerca de América TV. Ya en ella se anunció y lo hicieron pasar. Yo me quedé en la sala de espera. La reunión duró cerca de una hora. Ya de regreso a casa me contó que los funcionarios quienes, al parecer, no eran de la “argolla”, le habían narrado todo con pelos y señales. Cómo frecuentemente Alan con Zanatti pasaban de incógnita en helicóptero a la selva para administrar sus negocios. Los mismos que eran realizados con los famosos dólares MUC de los cuales Zanatti había obtenido – sin problema – 25 millones dizque para comprar repuestos de aviones para las Compañías de Aviación que tenía, pero que luego compraba chatarra o desviaba esos dólares con otros fines lucrativos: un negociazo. Las operaciones en la selva eran más amplias, pero no es nuestro tema. Sin embargo, me quedó muy claro que Zanatti Tavolara – quien había financiado la campaña de Alan - era su gran compinche sin ninguna duda.

Mientras tanto, continuaban las investigaciones sobre la coima que Tralima, empresa italiana, había dado a Alan por la obra del TREN ELÉCTRICO. Sergio SIRAGUSA, representante de la Empresa en Lima por fin declara ante la Fiscal peruana María Mita Luna que había dado a García USA$200 millones en efectivo y 840 mil en cuentas en el exterior. Estas eran cifradas y tenían los números 280762361 y 2952733 correspondientes al Barckla´s Bank del paraíso fiscal del “Gran Caimán”. Otra vez viajes de Popy Olivera y congresistas para averiguar sobre las cuentas. En efecto allí se encontraban, pero ninguna a nombre de García Pérez. Estaban a nombre de una Compañía en inglés cuyo nombre fue hecho público. En esos “paraísos” no es fácil develar estos enredos: para eso están. De nuevo la sensación de un paso en falso. Pero en eso se filtra que una de las cuentas era de Alfredo Zanatti. Zas, inmediatamente até cabos y me dije: todo está claro. Siragusa ha depositado – por orden de Alan García – esos miles de dólares en la Compañía de fachada de Zanatti – su “brother”, su socio – quien lógicamente se lo pasaría por lo bajo a Alan Damián dejando así a salvo la figura del “honorable” Padrino.

Siragusa, en el proceso judicial, declaró que en 1989, aprovechando un viaje que Alan García hizo a Yugoeslavia pasó por Roma para tratar con él “cuánto iba a ser la suya”, añadiendo que no podía ser menor que la de Bettino Craxi, Primer Ministro de Italia, que también entraba en el cuento. Como se ve, en el mundo de las mafias oficiales, no se anda con remilgos ni “haciéndose del angosto”, como se dice en los bajos fondos. “Nigocios son nigocios”, dicen los judíos. Luego, puesto al descubierto todo, todo quedó en nada; es decir, impune. La sacrosanta institución de la PRESCRIPCIÓN deja a estos maleantes libres de polvo y paja. Listos en espera de una nueva oportunidad para asaltar los Poderes del Estado. Por eso en China y varios países que se estaban hundiendo en la corrupción y el crimen – Singapur, Manila - no hay prescripción para los delitos de corrupción y pena capital para los jefes. Y están saliendo o ya salieron adelante. La Universidad de Singapur está entre las primeras 30 del Ranking Mundial. ¿Y el Perú? ¿Qué hizo con su ANR plagada de rectores mafiosos que con representantes en el Congreso, descaradamente censuraron al Ministro de Educación Saavedra para traerse abajo la Ley Universitaria que era una amenaza a sus latrocinios?

Lo triste en el Perú es que hay gente, tan ignorante, tan convenida, comprometida o indiferente, que pensar en el futuro “quita las ganas de vivir”.


Escrito por

Sigifredo Orbegoso

Doctor en Derecho: Constitucionalista. Ha enseñado en varias Universidades especialmente en la UNT (Decano)


Publicado en

Dejemos de hablar a media voz.

No siempre se llama al "pan pan y al vino vino", por razones de interés o compromisos de otra índole de los cuales yo carezco.